Search (es)

Código de conducta

"Libertad para el fondo Norte"

"Libertad para el fondo Norte" ¡Sí! ¡Pero con ciertas normas de conducta!

Aunque el equipo lleva jugando en el BORUSSIA PARK desde la temporada 2004-2005, aún tendrá que pasar un tiempo hasta que el nuevo hogar del Borussia se convierta en la olla a presión que ha sido siempre nuestro estadio. Esta afirmación es válida para todos los sectores, pero especialmente para el fondo Norte o "Nordkurve". ¡Es en el fondo Norte donde late el corazón del nuevo estadio!

Aparte de que la capacidad de este fondo, donde se sientan los hinchas que más cantan, es tres veces mayor que la del antiguo estadio de Bökelberg (22.500 frente a los 8.500 anteriores), la zona de pie comprendida entre los sectores 13 y 18 dispone de nuevas características que podrían parecer comunes a primera vista.

Sin embargo, estas características son de todo menos comunes. Ya antes de completarse la fase de construcción, el grupo responsable de las obras del estadio, formado por representantes del club, el "Fanprojekt" del Borussia y las peñas de aficionados del club, se encargó de cambiar el marco y las condiciones generales que se habían de aplicar al nuevo fondo Norte y lucharon sin descanso por los intereses de la afición. Por lo tanto, los aficionados ya no estarán enjaulados, ya que la altura de las vallas protectoras que hay entre los sectores de la zona de pie se ha reducido a 120 cm. Además, desde ahora la restricción de la libertad de movimientos entre los distintos sectores es mínima. No habrá empleados del club ("stewards") ni al pie ni en lo alto de las escaleras para que estén siempre despejadas, la valla frontal solo mide un metro de alto y la red que exige la Federación Alemana de Fútbol (DFB) está colocada únicamente en el sector central (sector 16). Y todas estas novedades no se han dado por "generación espontánea". Se han dado porque los enlaces con la afición han defendido con mucho tesón la aplicación de estas medidas y han hablado sin cortapisas en representación de todos los aficionados. Eso sí, este nuevo enfoque exige que los aficionados del fondo Norte hagan un ejercicio de autodisciplina.

Esto quiere decir que los aficionados deberán moverse de un sector a otro lo menos posible y que los pasillos tendrán que mantenerse despejados sin que ningún empleado del club tenga que intervenir.

Lo que no quiere decir es que los aficionados que no dispongan de entradas para los sectores centrales (15, 16 y 17) queden libres para acceder a ellos tomando un "desvío" por encima de la valla. A nadie le interesa que el sector 16 se abarrote de tal forma que los aficionados no puedan ver el partido y (lo más importante de todo) corran peligro de aplastamiento o asfixia, mientras los sectores 13 y 18 quedan prácticamente vacíos. Y, por encima de todo, no implica que los aficionados tengan ahora carta blanca para sentarse permanentemente en las vallas o lanzar mecheros u otros objetos al terreno de juego.

"Libertad para el fondo Norte" no significa "Anarquía en el fondo Norte".

Estas son las reglas:

  • Todos los aficionados deberán permanecer en el sector indicado en su entrada.
  • Todos los aficionados deberán hacer todo lo posible por mantener despejados los pasillos.
  • Todos los aficionados deberán desplazarse dentro de su sector y deberán estar dispuestos a trasladarse a la parte superior del sector, ya que en esa zona suele haber mucho espacio.
  • Todos los aficionados deberán estar atentos a aquellas personas que lancen objetos y dejarles muy claro que ese tipo de comportamiento no beneficia a nadie (y mucho menos al Borussia) y que no se tolerará bajo ninguna circunstancia.
  • Todos los aficionados se centrarán en el principal motivo por el que se encuentran en el fondo Norte, es decir, para apoyar a su equipo con todas las ganas posibles en lugar de insultar o, lo que es todavía peor, lanzar objetos a los rivales.

Si este sistema no funciona, el Borussia se verá obligado a volver a imponer el orden colocando empleados o "stewards" en los pasillos. En primer lugar, para asegurarse de que se mantienen despejados y, en segundo, para asegurarse de que no tiene lugar ningún "cruce" no permitido. Si queda patente que esta medida no es efectiva, el club podrá verse obligado a elevar las vallas a la altura pensada originalmente, que es de 220 cm. Pero no queremos llegar a esos extremos ¿verdad que no?

Así que, en resumidas cuentas, sí a la libertad para el fondo Norte. ¡Pero con ciertas normas de conducta!

Teniendo esto en mente, esperamos que disfrutes del partido y de tu visita al BORUSSIA PARK.

Tus enlaces con la afición

Enlaces con la afición: Thomas "TJ" Jaspers, Thomas "Tower" Weinmann y Jan Ruoff.

Stadionführung