NEWS: 11.01.2019

Max Eberl: desde hace 20 años en su segundo hogar

Max Eberl: desde hace 20 años en su segundo hogar
Max Eberl en febrero de 1999 en su primer partido de Bundesliga con el Borussia y en noviembre de 2018 como director deportivo. Foto (izquierda): imago

Como jugador, Max Eberl, llegó hoy hace 20 años del Greuther Fürth al Borussia. Desde octubre de 2008 es el director deportivo del club.

20 años en el club. Hoy en día en el mundo del fútbol esto es más bien alogo excepcional. Max Eberl cumple hoy 20 años en el Borussia. Su primer día de trabajo en el Borussia lo tuvo el 11 de enero de 1999. Los Potros ficharon al joven defensa de 25 años, procedente del Greuther Fürth. En su primera entrevista le preguntaron qué habilidades tenñia para ayudar en la lucha por la permanencia. Su respuesta: “Luchar hasta la última gota de sangre, trabajar duro, de forma honesta y quizás con ello ayudar al equipo. En casa soy una persona tranquila, pero en el terreno de juego estoy cargado de energía al cien por cien”.

El Borussia descendió ese mismo año en junio, pero en 2001 volvió a ascender, con el lateral derecho, Max Eberl, entre sus filas. Hasta el 2004, Eberl disputó un total de 146 partidos para los Potros y decidió seguir ligado a él tras colgar las botas. Desde el 2004 hasta el 2008 fue el director del sector juvenil y desde octubre de 2008 es director deportivo. Aquellos que en su día criticaron esta decisión del club, ya se arrepienten de sus palabras. Max Eberl está entre los mejores directivos de la liga y es una persona muy solicitada. Lo que dijo en su presentación en 1999 como jugador, también se puede aplicar al Max Eberl de ahora, 20 años más tarde.

“El Borussia Mönchengladbach es mi equipo. 20 años en un club en diferentes puestos, es algo especial. Cuando firmé mi contrato por dos años en 1999 con 25 años, no se podía preever esto. Simplemente me alegraba de poder jugar en un club así. Y ahora ya llevo más tiempo aquí que en Múnich. Soy un forastero que se ha quedado”, dice Eberl. “Esto claramente se ha convertido en mi segundo hogar. Mi hijo ha nacido aquí y no ha tendio que cambiarse de colegio ni una sola vez. Eso no es lo normal en el negocio del fútbol. Sobre todo he conocido a gente muy simpática aquí. Eso es lo que necesito y lo que convierte un sitio en hogar, a parte de la familia”.